Costa oeste

El martes 28 de febrero nos levantamos temprano. Después de un potente desayuno, subimos al bus guiado por Jihad y comenzamos nuestro recorrido por Tel Aviv. El itinerario del día nos conduciría luego a Jafa, Cesarea, Haifa y Acre, para finalizar en Tiberías, a orillas del Mar de Galilea.

Tel Aviv-Yafo

Mientras recorríamos las calles de esta moderna urbe, Saúl nos iba contando algo de su historia. Tel es un monte con excavaciones arqueológicas, una palabra hebrea incorporada en el léxico de la arqueología. Aviv es otra palabra hebrea y significa primavera. Literalmeante, Tel Aviv es entonces la colina de la primavera. Este nombre hace referencia al libro Altneuland (Vieja tierra nueva) que Theodor Herzl, fundador del Sionismo, publicó en 1.902. Es también el nombre de un suburbio cercano a Babilonia y nombrado por el profeta Ezequiel. La novela de Herzl es una visión utópica de un estado judío en la tierra de Israel, y fue traducida al hebreo justamente con el título de Tel Aviv.

Altneuland

La ciudad fue fundada en 1.909 por judíos inmigrantes en las afueras de la antigua ciudad portuaria de Jafa (en hebreo Yafo), en las dunas del desierto. Con el tiempo creció de tal manera que en 1.950 se fusionó con la zona antigua, dando lugar al municipo de Tel Aviv-Jafa. Actualmente es el centro financiero y tecnológico de Israel y recibe más de un millón de visitantes cada año. Es sede de la Universidad de Tel Aviv, la más grande de Israel, conocida internacionalmente por sus departamentos de física, informática, química, y lingüística.

Hoy reducida al nivel de barrio, la zona portuaria de Tel Aviv es la antigua Jafa, de la que se dice fue fundada por Jafet, uno de los hijos de Noé, 40 años después del diluvio universal. El término hebreo indica que este nombre le fue dado a la ciudad por su belleza. Bíblicamente está vinculada al profeta Jonás, quien partió de ahí en un vano intento de huir de su vocación; con el Rey Salomón, ya que los cedros importados del Líbano para la construcción del templo llegaban a Israel por este puerto; y con San Pedro y la apertura de la Iglesia a pueblos no judíos. En la conquista griega, Alejandro Magno relacionó el puerto con el mito de Andrómeda y Perseo. Un punto turístico de la ciudad es justamente la Piedra de Andrómeda, donde supuestamente una doncella era ofrecida a los dioses en sacrificio. La zona que visitamos tiene calles estrechas, recuerdo de la dominación árabe. Un detalle que nos llamó la atención fue la cantidad de gatos que vimos rondando por la ciudad. Saúl nos explicó que son animales muy apreciados y deambulan libremente por cualquier lugar donde habiten humanos.

Cesarea

La ciudad portuaria ,construida por Herodes el Grande entre los años 25 y 13 AC en honor al Emperador César Augusto, está ubicada a medio camino entre Tel Aviv y Haifa. Sirvió como centro administrativo de la provincia de Judea durante el Imperio Romano y como capital de la provincia Palestina Prima durante el Imperio Bizantino. Fue una ciudad árabe después de la conquista musulmana y posteriormente fue reconquistada por los cruzados. Floreció y declinó varias veces en los siglos posteriores, hasta que un grupo de inmigrantes Bosnios construyó una pequeña aldea pesquera en 1.884. Estuvo bajo el dominio británico durante la primera mitad del siglo XX. Actualmente es administrada por la Corporación para el Desarrollo de Cesarea, de la familia Rothschild.

La residencia oficial del gobernador alojó a Poncio Pilato. Este es un detalle no menor, ya que la única referencia histórica a este personaje, además de la Biblia, es una inscripción encontrada precisamente en las ruinas de esta residencia. Este lugar sirvió también de prisión a San Pablo, cuando este apeló al juicio del César haciendo uso de su derecho como ciudadano romano.

Haifa

La tercera mayor ciudad de Israel está construida en las faldas del Monte Carmelo (que en realidad es una cadena montañosa). El primer establecimiento conocido en la zona es de la Era de Bronce Tardía (s.XIV AC). Con el correr de los siglos, Haifa estuvo en manos de Fenicios, Persas, Hasmoneos, Romanos, Bizantinos, Árabes, Cruzados, Otomanos, Británicos, e Israelíes. En la actualidad es un puerto importante y sede de dos instituciones con reconocimiento internacional: la Universidad de Haifa y el Technion (Instituto Tecnológico de Israel).

Nuestro recorrido nos permitió disfrutar de una vista panorámica de la ciudad y su puerto antes de subir al Monte Carmelo. En el camino visitamos los Jardines Persas, sede del templo Bahai. Un guardia en la entrada advertía que ese era un lugar sagrado y por lo tanto los visitantes no podían fumar ni mascar chicles en el recinto, además de estar correctamente vestidos (pantalones largos para los hombres, faldas largas o pantalones largos para las mujeres). Me llamó la atención que todo el mundo aceptaba estas indicaciones sin chistar, pero la mayoría protesta cuando se le dice lo mismo respecto a un templo católico.

No pudimos ingresar al Monasterio Carmelita Stella Maris porque desafortunadamente estaba cerrado. Los escapularios quedaron pendientes para un próximo viaje. Sí pudimos entrar a la iglesia conocida como la Cueva de Elías, donde la tradición dice que el profeta Elías oró antes de enfrentarse a los sacerdotes de Baal.

San Juan de Acre

Este fue el nombre que tuvo la ciudad durante la Tercera Cruzada. Para los israelíes es Acre (Akko), nombre con el que era conocida ya en tiempos bíbilicos. Nosotros visitamos el castillo de la Orden de los Caballeros Hospitalarios, donde pudimos ver los calabozos, el refectorio, el salón de los caballeros, y las demás dependencias.

Luego de todo este recorrido, nos dirigimos a Tiberías, a orillas del Mar de Galilea. Esa sería nuestra sede durante los siguientes dos días.

Facebook Comments